Cambiar

“Cambiar, ¿para qué?” Esa es la respuesta de muchas personas que tienen problemas con el cambio. Aunque las cosas no estén funcionando, prefieren hacer lo mismo, obteniendo resultados muy pobres, pero conformes por temor al cambio. Sin embargo, el cambio es natural, bueno y muy enriquecedor. Por ejemplo ¿qué sería de las plantas si no crecieran y se convirtieran en árboles frondosos o en hermosas flores y rosales? ¿Qué sería del ser humano si no creciera y llegara a la madurez?¿Qué sería de la naturaleza si no tuviera las diferentes estaciones? ¿Qué sería de los animales si no fueran parte de una cadena alimenticia? En fin, el cambio es evidente e inevitable. La pregunta que surge es ¿por qué lo queremos evitar nosotros?

De modo que aquí te ofrezco tres pautas para recibir los cambios. En primer lugar, evalúa los tiempos, procesos y eventos que estás pasando actualmente en una manera objetiva. Segundo, evalúa el efecto que dicho cambio tendría en tus relaciones más importantes y en tu crecimiento personal. Tercero, toma en cuenta lo que dice la Palabra de Dios, otros creyentes y mentores maduros en la fe y nunca ignores la voz del Espíritu Santo.

La Biblia dice en Efesios 4:22-23, “22 desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. 23 En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s