Celos Santos

John Blanchard dijo: “Dios siente celos por el bienestar de Sus redimidos, pero nosotros no podemos tener celos por nada ni por nadie”. ¿Por qué los celos santos son un atributo de Dios, pero un pecado para nosotros? Simplemente por la motivación de nuestro corazón. Dios no siente celos de nosotros porque envidie algo que tenemos que Él no tenga. Los celos de Dios no tienen nada de egoísmo como los nuestros. Como dice el dicho, nuestro celos son: “Celos, benditos celos”.

Dios nos ama tanto que está celoso de que le alabemos solo a Él y de que vivamos una relación íntima con Él. Por otro lado, cuando somos celosos es debido a razones egocéntricas. Queremos algo para nuestro propio placer. Los celos de Dios son centrados en otros y los celos humanos son centrados en nosotros mismos.

Si te encuentras experimentado celos hoy, hazte la siguientes preguntas: ¿Quién o qué es el objeto o la causa de estos celos en mi corazón? ¿Quiero lo mejor para otras personas o para mi mismo? Esto nos ayudará a evaluarnos sinceramente delante de Dios. La Biblia dice en Proverbios 14:30, “La paz en el corazón da salud al cuerpo; los celos son como cáncer en los huesos” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s