El Escondite

Muchos de nosotros recordamos el juego del escondite o de las escondidas. Recuerdo que cuando estaba chico, era uno de mis juegos favoritos. Ahora de papá, lo juego con mis hijos y lo disfruto bastante. Siento que cuando cuento y luego salgo a buscarlos, el que los descubra o el ser descubierto es muy divertido. Muchas veces nos escondemos en lugares que no habíamos pensando, pero en otras ocasiones, optamos por escondernos en el mismo lugar.

Esto me puso a pensar en que como hijos de Dios muchas veces queremos jugar al escondite. No obstante, a Dios no nos le podemos esconder. Él está presente en todo lugar. Lo que podemos hacer es fingir escondernos en nuestros malos pensamientos y en nuestras malas decisiones. Aunque pensamos que nos estamos escondiendo de Dios, lo que realmente estamos haciendo es huyendo o escapando de Él. Nos gusta pensar que no nos ve en los momentos de necedad, pero Él está allí. Dios nos ve, nos busca, nos rescata y nos protege. Muchas veces nos tiene que llamar la atención para ayudarnos a seguir adelante.

A veces Dios nos tiene que decir: “Sal de tu escondite, yo estoy aquí. Yo te ayudaré y te sustentaré”. La Biblia dice en el Salmo 119:7-8 , “¡Jamás podría escaparme de tu Espíritu! ¡Jamás podría huir de tu presencia! 8 Si subo al cielo, allí estás tú; si desciendo a la tumba, allí estás tú” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s