Palomitas

“No todo se multiplica y se hace tan rápido como las palomitas de cine”. Esta fue la frase que escuché el otro día para denotar una gran verdad que es la siguiente: “La mayor parte de cosas significativas en la vida requieren de tiempo y no se dan de la noche a la mañana, ni en cuestión de tres minutos como las palomitas en el horno microondas”. El tiempo es la cosa más valiosa que una persona puede gastar. Alguien dijo que: “Los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo”.

Usualmente las cosas que salen como palomitas no cuestan mucho porque cinco minutos bastan para soñar toda una vida, pero se requiere de cada segundo, minuto y hora para poder vivirla. Debemos recibir las bendiciones prontas que vienen de parte de Dios, disfrutar de las cosas que se multiplican rápidamente y esperar con fe día tras día en Sus obras y en Sus propósitos.

Muchos autores y pensadores de la historia han reflexionado sobre el paso del tiempo y cómo la vorágine del día a día nos influye irremediablemente. El tiempo pasa y nunca vuelve atrás. Vivimos en constante cambio y sumidos en rutinas estresantes, viendo como el tiempo se nos escapa de las manos sin que seamos plenamente conscientes de ello. Entonces, aunque todo no sea tan rápido como las palomitas, debemos esperar en los tiempos de Dios. Debemos calmarnos y vivir como dijo el salmista en el Salmo 31:15, “En tu mano están mis tiempos; líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores” (RV1960).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s