Duelo

Todos tenemos episodios de duelos en nuestra vida. Cualquiera y sea la causa, las pérdidas son dolorosas y son completamente normales y entendibles. Sin embargo, ese dolor necesita de aliento y consuelo. La Biblia dice que Dios está familiarizado con las pérdidas y nos puede dar aliento y consuelo cuando nuestros corazones están desechos y en duelo. Si necesitas un hombro donde recostar tu dolor y llorar, los brazos de Dios están abiertos para consolarte y animarte. Él entiende tu duelo.

¿Por qué? Jesús lloró. Él lloró en la tumba de su amigo Lázaro y conoce el duelo. Él también secó las lágrimas de la mujer pecadora quien lloró a sus pies derramando un perfume muy costoso con un acto de adoración. Él puede secar nuestras lágrimas. Jesús es paz. Él nos ha prometido Su paz y nos la proporciona en cada momento que la necesitemos. Él es nuestro consuelo. Él conoce el todo de nuestro corazón y sacia todo nuestro ser. La Biblia dice en 2 Corintios 1:4, 4 Él nos consuela en todas nuestras dificultades para que nosotros podamos consolar a otros. Cuando otros pasen por dificultades, podremos ofrecerles el mismo consuelo que Dios nos ha dado a nosotros” (NTV)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s