La Gente

La gente suele añadirnos gozo o robarnos el que solemos tener. La gente es rápida para juzgar a los demás, pero muy lenta corrigiendo sus propios errores. Como seres relacionales estamos interconectados con los demás. Cada persona nos añade valor o tiende a agotárnoslo. La gente puede reír, pero al mismo tiempo puede estar llorando emocionalmente. La gente puede dar una cara, pero en realidad puede actuar de otra manera. La gente puede decir algo y ser un cúmulo de muchas mentiras. La gente puede enseñar lo más bueno y esconder lo más oscuro de cada uno. 

Entonces, ¿qué podemos hacer? Recordar que todos somos creación de Dios, pero que somos seres pecaminosos llenos de complejidades y pecados. También, debemos poner lo mejor de nosotros para tratar bien a los demás trabajando en nuestra integridad. Debemos recordar que no tenemos control de la gente, sino que debemos ejercer el control de nuestro propio ser. Además, trabajemos cada vez más para ser de bendición y apoyo a los demás y no pensar en primera instancia en nosotros mismos. 
Finalmente, pidámosle dirección a Dios para que cada día la gente no nos robe el gozo, sino que nosotros les podamos añadir de nuestra paz. La Biblia dice en Mateo 7:12,12 »Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a ti. Esa es la esencia de todo lo que se enseña en la ley y en los profetas” (NTV)  

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s