Una Obra Completa

Las grandes obras comienzan en cosas pequeñas. El arte de la misma vida depende de las pequeñas obras que llevamos a cabo diariamente. Las obras requieren de esfuerzo, de tiempo y de sacrificio. Las grandes obras siempre tienen en mente su gran final. Las obras literarias, se construyen capítulo por capítulo y página por página. Las obras musicales se tocan acorde por acorde. Las obras de arte se pintan con cada pincelazo. Las obras de hermosas esculturas se producen golpe tras golpe al usar el cincel y el martillo. En otras palabras, todas las obras poseen en sí un gran proceso. 

El ser humano es una obra de arte. Dios nos creó a Su imagen y conforme a Su semejanza. Él pensó en diseñar el todo de nosotros antes de crearnos en el vientre de nuestra madre. Él tuvo el final en mente antes de iniciar Su creación con cada uno de nosotros. Así que, eres una obra de arte del mismo Dios. No eres un producto de la nada, ni un accidente, ni mucho menos un error. Eres diseño y creación divina. 

De modo que, acéptate como eres. No vayas en contra de tu diseño, porque el ir en contra de tu diseño es ir en contra de tu diseñador. Sirve tu propósito al usar tu diseño, es decir, tu vida misma para servir a los demás. Recuerda: “eres una obra completa y Dios te quiere usar”.   La Biblia dice en Efesios 2:10 , “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (RV1960)   

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s