Viejas Costumbres

Todos hemos heredado o aprendido ciertas costumbres. Algunos hemos mantenido ciertas costumbres sin saber porqué las hemos guardado como tal. Son costumbres viejas. Unas de ellas son buenas, pero otras no lo son. Si una costumbre nos invita a salir adelante o incita al aprendizaje, es una buena costumbre. Esto puede ser el leer durante el día, el meditar, el reflexionar, el escribir, etc. Sin embargo, hay otras costumbres que pueden ser nocivas como comer comida chatarra muy tarde en la noche, el no descansar ni dormir lo suficiente, etc. Todos mantenemos tanto buenas como malas costumbres. 

En la vida cristiana las malas costumbres son el ponerse la ropa vieja en la carne y vivir practicando el pecado. Muchos cristianos viven descontentos porque están usando las ropas viejas de su pasado. Estas ropas pueden ser traumas o sentimientos de la infancia, dichos inapropiados o el aferrarse a comportamientos de su vida antigua. La solución es ponerse la ropa nueva que Cristo nos da. Debemos dejar a un lado las viejas costumbres y los malos hábitos, de la misma manera que lo haríamos con la ropa sucia diariamente. No debemos hacer ni pensar en lo que hacíamos antes. En cambio, debemos ejercitar nuestros pensamientos y ponernos las vestiduras nuevas que Dios nos ha entregado. La verdadera satisfacción vendrá cuando dejemos lo viejo y nos pongamos lo nuevo. 
La Biblia dice en Romanos 13:12,12 La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz” (RV1960)   

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s