Escapando la ira

¿Cuántas veces nos hemos arrepentido de lo que hemos dicho o hecho en un momento de ira? Un proverbio chino dice: Si eres paciente en un momento de ira, escaparás a cien días de tristeza. La ira es el castigo que nos damos a nosotros mismos por nuestra propia condición, por la condición de otras personas o por las situaciones que nos suceden diariamente. La ira es la manifestación profunda de nuestros sentimientos y es un veneno que uno toma esperando que surja efecto en otros, cuando tiene su efecto en nosotros mismos. 

La ira es un sentimiento normal en el ser humano y todos lidiamos con ella. No hay nada malo con experimentar momentos de ira, ya que hay ira producida por la injusticia, por la desigualdad o por el celo de ayudar a otros. Hay ira que surge por en anhelo de ser mejores y de liberarnos de cierta opresión. Sin embargo, el ser iracundos es algo diferente. El estar siempre airado maltratándonos a nosotros mismos y por ende a los demás, no es una buena práctica. 
La ira puede ser tratada, controlada y encausada, pero cuando no se hace es como un pequeño fuego que puede quemar todo un terreno en menos de lo que nos pudiésemos imaginar. De modo que controla tu ira, pídele autocontrol a Dios y sabiduría para responder con sabiduría y no con ira en cada paso de tu vida. La Biblia dice en Efesios 4:26, Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo” (RV1960) 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s