La Muerte

Si hay algo inevitable en esta vida es la muerte. Aunque no queramos, la muerte llegará en el momento que menos esperamos y será inminente. Todos pensamos constantemente en la vida y no en la muerte, lo cual suele ser una buena práctica. Sin embargo, el meditar en la brevedad de la vida sin querer morirnos rápidamente puede cambiar nuestra perspectiva y nuestra manera de vivir. El famoso artista Leonardo Da Vinci dijo: “Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte”.

¿Cómo conduces cada jornada en tu vida? ¿Cómo aprovechas el tiempo con cada momento que tienes? ¿Cómo administras todo lo que Dios te ha dado? ¿Piensas en sobrevivir o en trascender? ¿Piensas en el legado o sólo en la herencia que le dejarás a tus seres más cercanos? Todas y cada una de estas preguntas nos ayudan a reflexionar en cómo vivir mejor, en cómo mejorar cada día y en cómo cumplir el propósito por el cual hemos sido creados. 
La muerte no es algo a lo cual debemos temer porque mientras vivimos podemos hacerlo dependiendo de Dios sirviendo a otros al reconocer que nuestro paso por la tierra es temporal, pero que nuestra residencia eterna será permanente al creer en Jesús. ¿Tienes seguridad de tu vida eterna? Confía en Jesús.   La Biblia dice en 1 Juan 5:12, “El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida” (NTV)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s