Aburrido

Mi hijo en repetidas ocasiones me ha dicho: “Papá, estoy aburrido”. Su definición de aburrimiento es que no está haciendo algo que le guste hacer en el momento. ¿Cuántas veces nos sentimos como adultos de la misma manera? Sentimos aburrimiento de nuestra situación actual, de nuestro trabajo, de nuestras relaciones, en fin, los sentimientos nos hacen concluir que estamos aburridos. Lo peor es que trasladamos este sentir de aburrimiento en muchas áreas de nuestra vida y el resultado es querer desistir, renunciar o acabar con algo por este tipo de sentimiento. 

El aburrimiento es una condición adoptada de un término netamente emocional. Sin embargo, muchas veces cosas buenas y prácticas necesarias al parecer pueden ser aburridas, pero su resultado es benéfico y muy útil para nosotros. Por ejemplo, a algunos les parece aburrido levantarse temprano, ir a la escuela, hacer ejercicio, comer saludablemente, leer por un corto periodo de tiempo, convivir con otras personas, entre otras cosas más. No obstante, cada una de estas disciplinas y rutinas son necesarias para tener una vida plena, íntegra y llena de propósito. 
Por lo tanto, no podemos vivir ni por las emociones, ni mucho menos porque sentamos aburrimiento, ya que este sentir siempre querrá llegar. Ocupémonos siendo diligentes en todo y veremos la recompensa de no tener tiempo para estar aburridos. La Biblia dice en el Salmo 31:15a, En tu mano están mis tiempos” (RV1960)   

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s