No Hay Días Malos

¡No he tenido un día bueno en mucho tiempo! Fue el comentario que recibí de un señor en el aeropuerto recientemente. Es más, esta persona añadió diciendo: “Parece ser que hay muchos días malos y solo unos pocos buenos”. Al escuchar esas palabras, me puse a pensar en lo que le respondería. Lo primero que se me pasó por la mente fue decirle: “No hay días malos, solo días en los que tenemos que aprender a confiar más en Dios”. El señor me volteó a mirar firmemente, pensé que me había metido en problemas por mi comentario, pero después me dijo: “Cuéntame de ese Dios que dices, porque yo no lo conozco y quizá sea lo que necesite”. Tuvimos una conversación muy amena acerca de Dios y de su fe. Al final, antes de abordar el avión, me dijo: “Ya lo entendí, no hay días malos, solo días donde debemos aprender de Dios”. ¿No es así?

La Palabra de Dios menciona que cada día ha sido hecho para confiar, pedir y depender en Él. Sus misericordias se renuevan cada mañana y grande es Su fidelidad. Su amor no se agota. Además, cada día está lleno de nuevas oportunidades.

Entonces, ¿recibirás cada día como un regalo de parte de Él? Recuerda que no hay días malos, sino que cada uno de ellos trae una lección de parte de Dios. La Biblia dice en el Salmo 23:6, “Ciertamente tu bondad y tu amor inagotable me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor viviré por siempre” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s