Euforia

Es increíble la euforia que se vive en los estadios. Los aficionados de cualquier deporte apoyan a sus equipos con barras, porras y hasta con comportamientos no muy deseables. Las expresiones exuberantes de emociones encontradas son increíbles. Los gritos, cantos, dichos, frases y demás hacen que el lugar sea lleno de mucha euforia. 

Los sentimientos eufóricos son buenos cuando estos son controlados o encausados de la mejor manera posible. Sin embargo, la euforia nos puede llevar a cometer muchos errores si dejamos que nos controle desmedidamente. La euforia muestra que somos seres emocionales que se gozan, alegran, pero que también se frustran repentinamente. Entonces, ¿cómo controlas tu euforia? ¿La puedes encausar para bien o dejas que se desenfrene totalmente?
Trabajemos para encausar nuestros estados eufóricos de la mejor manera posible para no cometer errores, hacer el ridículo y convertirnos en el descrédito que no queremos ser. Pidámosle sabiduría y fuerzas a Dios para ejercer el dominio propio. De ese manera, seremos de bendición a los demás. La Biblia dice en 1 Corintios 9:25, Todos los atletas se entrenan con disciplina. Lo hacen para ganar un premio que se desvanecerá, pero nosotros lo hacemos por un premio eterno” (NTV) 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s